Dedicado a tí, que mueves mi mundo…

Cupido

 Cupido

A pesar de que muchas voces se levantan en contra del 14 de febrero por ser, según dicen, “un día inventado para gastar dinero”, para mí su significado va más allá, es algo más profundo que, aunque no haya podido experimentar en mi persona aún como yo lo imagino, sí que creo que es un día para celebrar el amor, el único sentimiento que alberga dentro de sí multitud de sensaciones: a veces es alegría, a veces expectación, a veces esperanza, a veces tristeza, a veces locura..

No sabemos por qué e incluso muchas veces nos preguntamos su origen e incluso deseamos no haberlo sentido nunca, pero lo que  sí es cierto es que es lo que mueve el mundo y por eso espero que siga moviendo mi corazón durante mucho tiempo, sea este correspondido o no.

Me gustaría compartir un relato que escribí hace ya varios años y que dedico a quien fue, es y será el amor de vida. ¡Espero que os guste y que paséis un Feliz Día de San Valentín!. Aquí os lo dejo:

Desde que era pequeña, Luz siempre fue muy feliz. Sin embargo y con el paso del tiempo, empezó a nacer la madurez en su interior. Su cuerpo fue creciendo a la vez que sus ambiciones y sus intereses fueron cambiando. Dejó de ser aquella niña fea a la que todo el mundo insultaba y se convirtió en una mujer alta y esplendorosa a la que muchos admiraban. Sin embargo, y a pesar de todos sus cambios ella no se encontraba realmente feliz. Todas las noches al acostarse sentía que faltaba algo en su vida y sólo deseaba volver a su infancia para no padecer aquella sensación tan extraña y aguda que le dolía tanto.

Día y noche intentaba encontrar la causa de ese dolor tan intenso, preguntaba a todo el mundo, buscaba en diccionarios, revistas, enciclopedias, pero nadie le daba una respuesta. Se refugiaba en su familia, en sus estudios, en sus amigas, sin embargo no había nada con la suficiente fuerza para apagar esa sensación que desconocía y que tanto la atormentaba. Nunca dejaba de preguntarse qué podía ser aquello, incluso consultó con varios doctores y analistas, pero todo lo que hacía por conocer el origen de ese dolor fracasaba. Permaneció impasible hasta que llegó el día en el que sus dudas iban a disiparse.

Una maravillosa noche de verano, en una reunión junto con sus compañeros de clase cerca de un gran lago, conoció a un chico llamado Alejandro, tenía su misma edad, era alto, con el pelo de punta tintado de rubio y con una gran personalidad. Al verlo, Luz sintió que una extraña fuerza la consumía y que ese dolor anclado en su interior se tornó más agudo y punzante. De repente, se acercaron, multitud de sensaciones pasaron por sus cuerpos. Parecía como si de un hechizo se tratara. Sus miradas se cruzaron. Iba a ser el comienzo de una feliz tortura.

Aquella noche conversaron durante mucho tiempo, daba la sensación de que ya se conocían. Se sentían tan bien juntos que no les importaba lo que ocurría a su alrededor, estaban sumidos en un paraíso desierto en el que sus almas se habían unido sin el deseo de separarse jamás. Pero este momento no iba a durar mucho, el destino los había unido pero pronto iba a separarlos tornando sus vidas en dificultosos laberintos de los que no podrían salir puesto que sus sentimientos siempre serían eternos.

Tras esa maravillosa noche, sus vidas continuaron su camino. Aunque se encontraron en diversas ocasiones ninguno tuvo el coraje de manifestar lo que sentía y el sufrimiento se iba haciendo cada vez más intenso tornándose en una descomunal impotencia que a ambos sumía en una gran desesperación.

Desde aquel momento, Luz supo que el dolor que había sentido y que ahora se volvía más agudo no era la causa de algo físico, ni podía ser respondido por teóricos o especialistas. Aquel dolor era algo inexplicable y que únicamente tenía respuesta dentro de aquel corazón que empezaba a latir con fuerza. Aquella sensación que la invadía y atormentaba era denominada por algunos expertos como amor. Sin embargo, Luz, no podía creer que dentro de una palabra tan pequeña pudieran almacenarse tantos sentimientos que la empujaran a vagar por un fondo de mar sin posibilidad de salir a flote.

Pasó el tiempo, no volvieron a verse. Sin embargo, la llama de sus almas seguía constante en sus pensamientos y ninguno podía olvidar lo que habían sentido al conocerse.

La ruleta del destino hizo que de nuevo volvieran a encontrarse pero la maldad del entorno impedía que el profundo amor que los consumía se uniera en un solo cuerpo y que aquella felicidad utópica anhelada por ambos los envolviera con su mágico halo.

La suerte no los volvió a unir jamás. Alejandro encontró otra nueva llama que avivar y Luz se hundió en un pozo sin fondo que la llevó a la locura.

La negra sombra que a todos nos persigue la apartó del camino de la vida y cuando su cuerpo iba a ser introducido en el cajón de la nada entre sus manos encontraron una desgastada hoja de papel en la que se decía: La ausencia de lo que se ama es el espejo de la demencia. Todos los que a su alrededor estaban comprendieron que la muerte de Luz no había sido culpa de la vieja guadaña, sino que el causante de su marcha era aquel señor vestido de rojo pasión que todos los seres humanos llevamos dentro de nuestras almas y que, muchas veces, no nos entrega la felicidad deseada, sino que nos sume bajo las garras de sus afiladas espadas haciendo de nuestra vida una amarga tortura.

Esta historia impresa en una amarillenta hoja de papel fue encontrada junto a una rosa marchitada en una casa deshabitada cerca de un gran lago. Nadie logró encontrar quien fue su protagonista pero todos aquellos que la leyeron comprendieron que en esta vida hay muchas personas que mueren de amor y no lo saben.

Anuncios

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s