Busco a Grey

50 sombras grey sevilla valerie tasso

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Muchas veces nos amamos en el otro a nosotros mismos que a él/ella por si mismo”…Esto es un grave error si queremos que una relación funcione. Y aunque pueda parecerlo, no os voy a hablar de amor y poesía, sino de  literatura y sexo.

Sí, y no os escandalicéis. No hay nada más natural. Así nos lo contó la sexóloga, escritora e investigadora Valerie Tasso, en una interesantísima charla en la Librería Beta Imperial de Sevilla, en el marco de los encuentros que está realizando por España el Club 50 Sombras, “la trilogía erótica de la que habla todo el mundo” y que ha fascinado a las mujeres que, como yo, hemos tenido la suerte de que cayera en nuestras manos.

Para los que no tengáis ni idea de a lo que me refiero, os pongo en contexto. Se trata de tres novelas eróticas (’50 sombras de Grey’, ’50 sombras más oscuras’, ’50 sombras liberadas’) escritas por E.L James, y que tienen como protagonista al seductor y oscuro Christian Grey y a la virginal y tímida Anastasia Steele, entre los que se establece, previo acuerdo, una relación sexual sadomasoquista o BDSM (Bondage, Disciplina y Dominación, Sumisión y Sadismo, Masoquismo).

¿Por qué fascina tanto esta trilogía? ¿Por qué todas buscamos a Grey? Pues, según Valerie Tasso, este libro ha dado en el clavo, llegando a una parte del subconsciente de mujeres y hombres a través de un tipo de práctica sexual “extrema no convencional” de la que se tiene una imagen o concepto erróneo.

E.L James llega a liberar las mentes de los que paseamos por sus páginas, haciendo que la  imaginación vuele y que queramos que los deseos de Grey se materialicen en nuestras relaciones, más aún teniendo en cuenta que las fantasías que “más nos gustan a las mujeres tienen un sello único: la elaboración”. Y ni que decir tiene que Grey crea un juego sexual planeado al más mínimo detalle.

Según Valerie Tasso, el BDSM no es más que un juego de rol en el que se establece un contrato, un acuerdo entre ambas partes. Es una práctica democrática en la que Amo/Sumisa, Dominatrix/Sumiso establecen los límites y reglas del juego. Los juguetes que se utilizan son un complemento más, pues incluso la dominación se puede ejercer sólo con la voz. Para llegar a esto es necesario un nivel avanzado de aprendizaje en esta disciplina.

El error que comete la sociedad y en el que nos dejamos caer es la creencia de que todo lo relacionado con el sexo que no sea “convencional” es inmoral. Esto es un gran fallo pues por mucho que queramos “no podemos dejar de ser seres sexuados”. La moralidad es un freno para disfrutar de nuestro cuerpo y de nuestros deseos.

Todos tenemos fantasías y la moral nos hace creer que “fantasía y deseo” es lo mismo cuando no es cierto. La fantasía es lo que somos capaces de imanigar y que no llevamos a cabo pues también somos seres racionales. Cuando alguna de ellas se hace realidad, deja de ser fantasía. Y el deseo es lo que nos gustaría hacer y que sí es factible de llevar a cabo.

Somos dueños de nuestra imaginación y no es malo imaginar, ni tenemos que sentirnos mal por ello. Tenemos que aprender a ser libres y a disfrutar de nuestro cuerpo y de lo que nos apetezca en cada momento. Al igual que no podemos quejarnos porque nuestra pareja no cumpla nuestras expectativas, si además no le pedimos que lo haga. No podemos esperar que nos satisfagan sin comunicarnos e informar de lo que nos gusta o nos deja de gustar. Los adivinos no existen.

Y Christian Grey se lo deja muy claro a Anastasia cuando le dice que tiene que ser sincera con él para que todo funcione. Y esto es lo que nos falta a muchas mujeres: un hombre con una actitud positiva que no crea que las mujeres no tenemos fantasías sexuales y que sólo pensamos en el amor de un príncipe azul.

Según Valerie, estamos en una “sociedad coitocéntrica y falocéntrica”, donde el pene del hombre es el centro del placer y sin él no podemos disfurtar. Otro grave error que nos tiene a todos hechos un lío. Hay que jugar, imaginar, mantener vivo el sexo…y que todos nos lo pasemos bien haciéndolo.

Además de contarnos el secreto del éxito de esta trilogía, la sexóloga más conocida de la televisión, nos explicó el funcionamiento de algunos de los juguetes sexuales que se utilizan en el BDSM, cuyas prácticas todos hemos hecho en algún momento de nuestras vidas porque ¿quién no ha vendado los ojos o ha atado a su pareja?

Para jugar al BDSM se requiere de los elementos adecuados además del conocimiento previo de unas reglas. Se utilizan collares, esposas, varas, fustas, gato de siete colas, velas, bondage (arte de atar). No deja de ser puro fetichismo mezclado con adrenalina pura.  El dolor que se experimenta no hace daño, pues siempre hay que probarlo en uno mismo para establecer el límite de la otra persona. También hay unas zonas del cuerpo que no se tocan, como por ejemplo la espalda. E igualmente se establecen unas palabras de control para hacer saber al Amo/Dominatrix que se quiere terminar de jugar.

Leer este libro ha sido una fantástica experiencia para mí, que recomiendo a todas las mujeres y, sobre todo, a los hombres. Quisiera dar las gracias a Valerie Tasso por sus consejos y sus enseñanzas con respecto al sexo y en concreto a la desmitificación del BDSM. Es una mujer estupenda, muy inteligente y muy respetuosa.

Una charla muy constructiva que nos dejó a tod@s los que estabamos allí con ganas de encontrar a nuestro Grey particular.

Enlaces relacionados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s